Hablando de Globalización y Desarrollo Regional en México

Hablando de Globalización y Desarrollo Regional en México

La internacionalización, todo un reto para la Pequeña y mediana empresa.

La integración económica está tomando gran fuerza dentro del contexto económico regional e internacional, antes predominaba la estrategia de sustitución de importaciones, mientras que ahora los países latinoamericanos se orientan hacia la privatización de sus economías, la desregulación y la  apertura, todo esto en un marco de la globalización creciente.

Se plantean enormes retos para las economías y las empresas que desean participar dentro de los esquemas de integración, cuya concepción final es la de un  regionalismo abierto, y este se interpreta como ‘’el proceso que surge de conciliar la interdependencia nacida de los acuerdos especiales de carácter preferencial y aquella impulsada básicamente por las señales del mercado resultantes de la liberación comercial en general.’’   (CEPAL, 1994).

El proceso para participar y estar dentro de los esquemas de integración, cuya concepción final es la de un regionalismo abierto, inicia principalmente con la reducción de aranceles, un esquema que de manera natural acompaña a todo proceso de liberalización de los mercados y contribuye a abaratar el precio relativo de los productos importados y, como consecuencia, el de los bienes nacionales que compiten con ellos.

El resultado que se produce de forma natural ante dicha situación, es que el crecimiento de las importaciones es mayor que el de las exportaciones, generándose  desequilibrios en las cuentas de la balanza comercial.

Sin embargo, aunque representa grandes retos, esto puede ser substancialmente diferente si hay capacidad exportadora basada en el incremento, en la competitividad de las empresas exportadoras o bien, las empresas asumen que la región ahora es su mercado.

Los pasos acelerados que se dan ante la tendencia de regionalización empatan con el proceso de globalización que impulsan las empresas globales transnacionales y lo que ya se está viviendo en varios países

Podemos resumir en una lista las consecuencias de la globalización:

· La caída del Valor Agregado Manufacturero como parte del PIB, que se produce porque la industria nacional no puede competir contra las importaciones ni en los mercados de exportación.

· La declinación del empleo en la industria manufacturera a medida que las nuevas tecnologías genéricas sustituyen mano de obra por capital, pese a las ventajas comparativas de una mano de obra abundante.

· Un desplazamiento hacia una mayor dependencia de la producción primaria y algunos servicios como el turismo,  el cierre de industrias de sustitución de importaciones que no pueden competir en condiciones de economía abierta.

· Presión generada por la caída en competitividad nacional que a su vez se genera por carencia de condiciones o infraestructura nacionales para competir y que tardan tiempo en ser creadas o transformadas además de que requieren grandes inversiones.

Hoy en nuestro tema de “Hablando de globalización y desarrollo regional en México“, podemos comentar que en consecuencia y al contrario a lo que se pudiera pensar, el proceso de globalización está incrementando la brecha entre los países desarrollados y el mundo subdesarrollado.

Lo que ocurre con el mercado global, ante la regionalización es que las empresas de producción masiva tienen muchas más posibilidades de incrementar su producción y economía de escala al no existir barreras de acceso a mercados y en ese entorno, los pequeños productores nacionales que abastecían los mercados internos difícilmente pueden competir y más si se trata de microempresarios.

Cientos de medianos y pequeños productores encuentran que el mercado en el cual sus capacidades productivas eran pertinentes ha desaparecido.

Producían y comercializaban en y para mercados locales que son tomados por las transnacionales, lo que era competitivo en un mercado nacional no está resultando serlo en el nuevo mercado regional globalizado.

La progresiva invasión del mercado nacional reduce en gran parte las capacidades y recursos productivos del país.

Las multinacionales adquieren más poder, por lo que la soberanía de los estados hace vulnerables los deseos de las multinacionales.

Muchos países en desarrollo han considerado dentro de sus políticas comerciales que el camino al desarrollo está marcado por la necesidad de entrar en el sistema de competencia global.

Ello ha implicado desmontar los viejos modelos de desarrollo, estableciendo como prioritario la reestructuración y modernización de la ideología liberal con su estrategia para la modernización del estado, incluyendo la desburocratización, la privatización y la descentralización.

Buscando con ello aumentar la productividad y competitividad industrial además de mejorar la infraestructura y educación como elementos para atraer inversión extranjera.

Si bien el conjunto de acciones de las que hablamos pueden ser correctas, a veces se olvida al sector privado solo, no se le brinda mucho apoyo para impulsar e incrementar las exportaciones y tampoco se complementan las acciones de liberalización con políticas de apoyo a la exportación.

En ese sentido, el Estado debe jugar un papel fuerte en la regulación de la economía y para ello, es preciso:

. Modernizar los marcos jurídicos aduanales o de comercio interior que frenen efectivamente la competencia desleal basado en subvaluaciones

. Establecer pautas de combate frontal al contrabando, con la participación de las Pequeñas y medianas empresas nacionales.

. Rediseño funcional de la Aduana, mediante la revisión de la política arancelaria y la decidida aplicación de políticas anti-dumping.

Además de las acciones que se tomaron en cuenta en la publicación anterior, también ayuda el regular la actividad de las grandes cadenas de comercialización minorista que van desplazando del mercado a las pymes y desarrollar políticas de apoyo a programas innovadores de impulso a la exportación.

La mundialización de la economía exige a la empresa una mayor apertura al exterior, sea cual sea su tamaño. Una economía global exige al mismo tiempo un planteamiento empresarial de carácter global.

Podemos comentar que el proceso de regionalización plantea la oportunidad de mejorar las condiciones de acceso a mercados que anteriormente se hallaban más fragmentados, constituyen nuevos mercados donde es factible crecer.

Sin embargo, para potencializar las posibilidades de desarrollo y crecimiento, las Pymes, deben contar con una gerencia, que esté plenamente identificada con:

-          Los retos

-          Las transformaciones necesarias

-          Programas y planes de mercados que les permita competir,

Esto sin  temor a quedar fuera de las oportunidades que se presentan y que de sabérselas afrontar, pueden ser muy beneficiosas y es importante determinar qué tan preparadas están las pymes ante los nuevos retos, las oportunidades que se presentan, y sobre todo, cuando se quiere participar en el exterior  y afrontar lo que la globalización presenta.

Lo que debe hacer en un principio una pyme que piense en ampliarse hacia afuera es:

■Tener un producto de calidad y competitivo,

■Elegir el mercado teniendo en cuenta criterios como similitud, proximidad, expectativas de crecimiento, estabilidad, familiaridad o minimización del riesgo,

Confiar el proceso a la persona idónea y al mejor equipo,

Introducirse en el mercado elegido, una vez analizadas las distintas vías de acceso: exportación, explotación de licencia o inversión productiva,

Decidir la estrategia internacional,

Elaborar el plan de negocio,

Decidir si se centralizan las actividades comerciales de producción y adquisición y, por último,

Establecer los mecanismos adecuados de coordinación y control.

Los gobiernos en consecuencia deben apoyar este proceso e impulsar a la pyme con  el establecimiento de políticas públicas y acciones que vayan a la par de las decisiones de apertura, desgravación o desregulación.


 Si te interesa saber más sobre este u otro tema puedes contactarnos: 📌 Visita nuestra página: http://www.leadtime.com.mx 📌 Envía un WhatsApp: +52 55 1307 2263 📌 Llama al: +52 55 6820 2185


* Para recibir notificaciones por correo de nuevas publicaciones, noticias, eventos y promociones:
📌 Envía un correo a: contacto@leadtime.com.mx con el asunto "Quiero notificaciones del Newsletter".
📌 Envía un WhatsApp: +52 55 1307 2263 con el mensaje "Quiero notificaciones del Newsletter".
Estaremos en contacto, nuestro grupo de expertos está a tu servicio.